Introducción y Contexto

 

La dinámica de cualquier ecosistema, sea marino o terrestre, tiene por objeto su continuidad en el tiempo manteniendo altos niveles de productividad en términos biológicos, y ello se fundamenta en el máximo aprovechamiento energético de cualquier nivel de su pirámide trófica: lo que es un deshecho generado por unos organismos constituye una fuente de alimento para otros y así sucesivamente hasta que se cierra el círculo totalmente. Ante la abundancia de recursos, todos los sectores industriales han venido trabajando en las últimas décadas de espaldas a esta directriz. Sin embargo, en los últimos años, el declive de los recursos naturales, unido al negativo impacto que los residuos de las empresas en sus procesos productivos tienen sobre el medio natural ha obligado a revisar el modelo productivo y económico tradicional por ser inviable a medio plazo y desde muchos estamentos sociales, incluido el empresarial, se abre paso una nueva filosofía basada en un término relativamente reciente pero ya por todos conocido: “economía circular y sostenible”. En definitiva, y de forma simplificada, se trata de lograr una economía que funcione bajo los mismos parámetros que cualquier ecosistema.

La industria extractiva y transformadora de productos de la pesca, con amplio e histórico arraigo en Galicia y Portugal, no es ajena a esta problemática y genera en su actividad una amplia gama de subproductos provenientes de muy diversas especies y en tonelajes muy apreciables. Estos mal llamados subproductos, término sin duda erróneo, contienen gran cantidad de biomoléculas y biopolímeros de enorme potencial y aplicabilidad en los campos de la farmacología, nutracéutica y biomedicina.

De la misma manera, los organismos marinos representan un enorme reservorio de moléculas y posibilidades prácticamente inagotable y aún por descubrir. En este sentido, precisar que el concepto de Valorización es cada día más amplio en la medida en que las vías para obtener provecho de los organismos marinos se van incrementando. Una definición adaptada al momento actual podría ser: “Aprovechar subproductos infrautilizados generados en la actividad pesquera obteniendo de ellos productos de alto valor añadido, y organismos marinos que bajo determinadas condiciones aumentan sus capacidades en el medio natural o bien son una fuente de moléculas y compuestos de alta utilidad en ciertos campos de la industria” .

El proyecto CVMAR+i, coordinado por el Prof. Rui L. Reis del Grupo de Investigación 3B’s de la Universidad de Minho, está encuadrado en el Programa Europeo Interreg de Cooperación Transfronteriza Galicia-Portugal 2014-2010. Se inició en junio de 2017 y finalizará en diciembre de 2019, estando dotado con un presupuesto de 3,2 millones de euros.

CVMAR+i es una iniciativa que centra sus objetivos en la valorización de recursos marinos y subproductos pesqueros a través de distintas vías (prioritariamente la médica), y es el último de una serie de proyectos, todos ellos europeos modalidad Interreg Transfronterizos y Arco Atlántico, de los que se ha beneficiado un consorcio muy estable que viene trabajando en esta temática de forma conjunta desde el año 2006. No es por tanto, una iniciativa aislada sino encadenada que tiene como único propósito contribuir a un máximo aprovechamiento de los recursos marinos según el concepto de economía circular.